+41 71 310 28 00 verlag@peronegro.com

Creo que la mejor forma de empezar esta historia es diciendo que realmente me encanta vivir en Suiza.

no images were found

El ir descubriendo día a día su esplendor, sus paisajes, su cultura  y como no, el “Wandern”  (senderismo) de otra forma no podría ser, sería tanto como no participar del “modus viendi”.

Todo lo que tenga que ver con caminatas, excursiones por montañas, senderismo,  etc. es una experiencia por la que todos los que vivimos aquí, tarde o temprano pasamos. Creo sin temor a equivocarme que es el pasatiempo numero uno en Suiza.

Esta es la primer experiencia que comparto en este blog, espero les guste y les anime a descubrir Suiza.

En esta ocasión escogimos visitar Weesen, no tanto por iniciativa propia, ya que unos amigos nos lo sugirieron, tengo que  decir que ha sido una experiencia increíble.    Se puede llegar fácilmente en coche o en tren.

Wessen está en el cantón de San Gallen,  cantón en el que vivo, por lo que el recorrido en coche no fue muy largo.   Llegamos,  aparcamos el coche en la estación de tren y a caminar se ha dicho.    Después de un corto recorrido por el lago de Walen, nos topamos directamente con la localidad de Weesen, a lo lejos pude divisar un pequeño castillo, y mi amigo Maroni me explicó un poco  la historia del lugar, hay un pilar casi junto al lago, el cual tiene unas marcas doradas, las cuales se han dibujado para indicar  los niveles del lago de Walen a través de los años, debo decir que me ha impresionado lo que ha bajado el nivel del agua, ya que el castillo anteriormente estaba junto al lago y ahora se puede admirar un poco a la distancia, si es que estás parado justo en la orilla del lago.

El recorrido a través de las montañas ha sido espectacular, discurre por pequeños pueblos pintorescos, llenos de flores, vacas y chivos en fin, lo normal para ser Suiza.  Lo que no fue tan normal es haber visto palmeras, y limoneros.    También se puede aprovechar para comprar confituras caseras a cinco francos suizos; he comprado una y tengo que decir que definitivamente está bastante buena. He dejado mi billete de diez francos suizos en el vaso y yo misma me he regresado cinco francos suizos de cambio.  Llevo algunos años viviendo en Suiza y no  deja de maravillarme que tengan la confianza de dejar producto a la venta en plena calle donde uno mismo se sirve y paga, y nadie se lleva el dinero que los compradores van dejando por las compras que efectúan en un pequeño vaso.

A mitad del recorrido, hay una bifurcación para visitar una cascada, vale la pena animarse y tomar la desviación,  aunque no es espectacular,  es bastante bonita,  y para tomar fotos es increíble. En este momento en particular yo me sentía una especie de Indiana Jones!! Ya  que decidimos  tomar la ruta difícil, y ahí voy, tratando de no perder el estilo…. a lo lejos  veo mi marido, amigos y a mis perros, bueno sería mas exacto decir que solo escuchaba sus ladridos. Una de mis amigas, creo entender que más bien por compañerismo que por  otra cosa,  estoicamente se adapto a mi paso, que definitivamente era bastante lento.

Si alguna vez alguien decide hacer este recorrido es importante tomar en consideración el llevar calzado de montaña que tenga buena sujeción, ya que por momentos el camino se torna bastante empinado y hay lodo o  piedras sueltas. Hay que llevar agua para beber; en algunos puntos  a lo largo del camino se puede comprar,  pero  estos  establecimientos están alejados entre sí.

En ciertas etapas del recorrido los excursionistas y los coches tienen que utilizar la misma vía, a mi parecer los conductores están habituados y son bastante respetuosos con los excursionistas, ya que conducen bastante despacio.   A los que les guste la bicicleta de montaña es el lugar ideal, pude ver a algunos  ciclistas, eso sí, solo lo recomiendo para ciclistas experimentados.

Hay algunos restaurantes a lo largo del camino, así que también se puede hacer una pausa para comer y tomárselo en plan tranquilo.

Al caer la tarde llegamos a Quinten,  nos sentamos en la terraza de un bar a tomar algo refrescante antes de subirnos  un barco que nos llevo de regreso a Weesen.   El recorrido de regreso en barco es divertido,  dura unos 30 minutos, no es caro, te ofrecen bebidas (previo pago) y considero es la alternativa perfecta para terminar la excursión, ya que  aproximadamente han sido cuatro horas de recorrido y se nos antojó imposible recorrerlo de regreso. Y tú, lo recorrerías de regreso?